A dos exámenes de una beca

En mi departamento (Antioquia, Colombia) se realiza un fenómeno educativo conocido como las Olimpiadas del Conocimiento, en éstas participan estudiantes de 5º, 10º y 11º de todas los colegios de Medellín y el Área Metropolitana.

Yo soy estudiante del Colegio de la Universidad Pontificia Bolivariana, del grado 11º para ser más específicos. Resulta que en este colegio (que viene siendo, para mí, ¡uno de los mejores colegios del mundo!) soy nuevo…, sí, entré como “el nuevo” a una promoción, pero eso no importó, porque debido a esto (y otras cosas) decidí participar en todo, TODO lo que pudiera.

Una de estas “cosas” en las que decidí participar fueron, precisamente, las Olimpiadas del Conocimiento; me dijeron: “A la otra fase pasan los 5 mejores del colegio”, y yo pensé: “Ah, qué importa, con tal de participar…”.

Bien, pasaron las semanas después de la presentación del examen en el que vi caras de 11º tanto del bachillerato femenino como del masculino, aparentemente inteligentes y más que seguros, mientras yo pensaba “No ganaré, pero no importa, no importa”…Y el segundo día de clases del tercer período, al saludar a la profesora de religión ésta lo primero que hizo fue pronunciarme un agradable “¡Felicitaciones!”…, le pregunté que por qué, y me dijo que me había visto en la tabla de los clasificados para la segunda fase…No le creí, más bien al llegar a mi casa moví cielo y tierra (bueno, cielo y tierra de Internet jaja) para encontrar esa tabla, hasta que finalmente di con el link de descarga de los “Clasificados a la segunda fase”…Empecé a buscar…”Col Univ Pon”…”Santiago…”…Mmm…”¡Pero claro!”…”95040617265” (mi tarjeta de identidad)…”1 match” (WTF!!!)…”Restrepo Castillo Santiago”, grado 11, 38 aciertos (¡el puntaje más alto en todo 11º!)…Lo admito, lo admito, en ese momento se me salieron al menos dos gotas de agua de los ojos (que raro, ¿no?), no lo podía creer, en serio, me sentía en otro tipo de dimensión (o en otro tipo de vida)…

Después del shock inicial empecé a contarle a mi mamá, a mi papá y a mis hermanos que yo había sido el mejor en la primera fase de las Olimpiadas del Conocimiento, en el Colegio de la UPB, y revisando TODOS los puntajes (sí, todos los 3,321 puntajes) junto con mi hermano, me percaté de que el mío estaba entre los 10 mejores…¡SÍ!, ¡LOS DIEZ MEJORES DE MÁS DE 3,000! Increíble, TODO ese día fue perfecto.

Más tarde comencé a investigar más sobre esto de las Olimpiadas del Conocimiento, el premio es nada más y nada menos que una beca para estudios superiores en CUALQUIER universidad de Antioquia (si dices, por ejemplo, “Medicina en la de Antioquia”, te pasan y te la pagan, suena agradable, ¿no?); pero para llegar hasta esas becas, que son 5 (para los 5 mejores de todo Antioquia) hay que clasificar otros dos exámenes, así que yo, Santiago Restrepo Castillo, ¡estoy a 2 exámenes de una beca! Si paso la siguiente fase, la emoción será monumental, y si gano la tercera…, me tiraré del balcón jaja. Después de esta tercera fase (si quedo entre los 5 mejores puntajes) sigue lo más “entretenido”: un concurso televisado a nivel nacional en el que estaría (¡estaré!, ¡lo sé!) participando por el puesto (de primero a quinto) concreto entre los mejores de los mejores (de los mejores (de los mejores)).

Creo que las ansias definitivamente aumentan día tras día, hasta que no se me ponga el examen en frente y no empiece, no lo realice y salga victorioso no estaré tranquilo, y de nuevo me ocurrirá lo mismo con el examen de la tercera fase. Pero lo mejor de todo es que es una ansiedad buena, no es de esas que hacen que te estreses y pierdas el cabello, sino de las que te hacen sentir importante.

Como sea, pienso que todo se trata de Disciplina, Confianza y Consciencia. La primera para estudiar bien, poner atención, RENDIR en lo que para mi, actualmente, es lo más importante de la vida: el estudio; la segunda, para presentar el examen, conozco un montón de gente inteligente que no tiene mucha confianza en si misma y fallan. Y la tercera, para hacer cada punto sabiendo que puede ser la oportunidad para abrir miles de puertas hacia un proyecto de vida cada vez mejor.

En fin, Olimpiadas del Conocimiento, desde ya, ¡mil y mil gracias por tan gratas oportunidades!, ah, y estudiar, VALE LA PENA : )

Santiago Restrepo Castillo


About this entry