¿Infinito?, ¡másseltof!

Es lo insensato

lo fútil en lo corrupto

lo dejado en lo olvidado

lo maldito en lo sagrado

el sueño que nunca se cumple

el rostro que sus ojos pudre

y recubre, con ganas una realidad

de la que no puede escapar

a ella está atado

sin ser olvidado, pero triste y demacrado

demacrado, torturado por la soledad

maldito mil y un veces por un ámbito que no comprende

martillado, por sus delirios, por sus mentiras, por sus pasiones

matado, muerto, asesinado,

¡sht!, ¡plaz!, ¡pum!, ¡paff!

no importa, ya no interesa

no tiene sentido

¡cinco de mierda!

ahy yo me río, me río, ¡me río!

pero describo con mis sonrisas

la flor maldita de quinces “te amo”

yo quiero, velero, perro, benceno

percedes, percibo, matanzas, labrazas

este silencio, este silencio inútil e insulso

un wouwa que sueña conmigo cada puta noche

mentiras, ¡mentiras!, ¡que tú en mí en verdad no creiste!

¡que tú en mi verdad no creiste!

no quieres, no pienses, no sientes,

¡no seas indiferente!

camino, torbellino, asesino, maldito

¡maldito todo!, ¡todo es lo mismo!

¡todo y nada!, ¡nada y todo!

trauma, trastorno, ¡circo ambulante!

pero cuan desdichado hay que ser en la vida

una estrella, otra estrella,

¡pero si son universos!

una raza, otra raza

¡qué bien!, ¡no nos vemos!

maracas, Panaca, patata, muchacha

alcalá, chiquinquirá, y muchos más a-i-¡á!

esta historia, otro cuento

un cuaderno, el receso

respira, pero no contemplo

son sueños, son sueños rotos

que están todos hechos de agua

y lágrimas estallan cuando se rompe su padre

la mina de oro no quiere ser violada,

a mi oido no le interesa tu cháchara,

pero que fútil es tu bla-bla-bla

feria, fiesta, fuck you!, ¡maldita sea!

recurso imaginario que a la sangre elimina

los lazos se rompen

la evidencia se esconde

los tríos huyen, y mugen

ánima, ánima, ánima

¡ya no soy Fukuyama!

efefía, fefía, fi-lo-so-fía

andá a que te rompan el…

barullo, que tuyo no deja de describirse

en el aire se escriben tus pensamientos

el océano consume tus lágrimas y energías

pero no te preocupes

que aún no he acabado

todavía partías hacia Brectora

cuando Ángelia decidía é-ri-gir

el Proyecto Gé-mi-nis

y así es hoy en día

mi historia, mi sangre,

mi mente insolente pero a la vez elocuente

mi demencia estridente que se alimenta

de una gota de sangre plateada por noche

y se la pide a la Luna

para que ésta no sufra

siendo la esclava sexual del Sol

astro rey, ¡engreido!, ¡maldito!

no te creas,

aquí tú no importas

porque puedo viajar a la velocidad de la hierba

y consumir estereotipos

es mi pasatiempo favorito

¡rayos y centellas!, aún no he acabado

parece que no quisiera sentir el soslayo

de una última palabra que quiebre y encierre mis labios

yo quería un poema infinito, ¡másseltof!


About this entry