Un tonto, ¡tonto poema!

Un viaje ingenuo al pueblo vecino.

La espera exasperante de la imbécil que no quiere abrir.

El tiempo perdido…para lo inesperado.

Un desfile de revolucionarios.

Un “¿Quiénes son ellos?” que significaría más que curiosidad.

Un “Ella está con ellos” que hace sobresaltar.

La espera exasperante de la imbécil que no quiere pasar…

Una visión traumática…

Un espécimen superior se pasea por los laberintos del pasado,

con calma, belleza e inteligencia,

camina hacia el frente…sin mirar a los costados,

ignorando las vidas que se ciñen, imperfectas, a su extraña realidad,

¡de la que parten no hacen ni harán!

Al final, un corazón exaltado, que no quiere dejar de latir,

pero al mismo tiempo, sin ella, siente que prefiere huir…

Santiago Restrepo Castillo


About this entry