Te cuestiono, sociedad

El tiempo, como siempre, no se cansa de dejarme enseñanzas, y bueno, esa es su labor con los humanos después de todo.

Desde que empezó mi pubertad, había creído que la soledad era la razón de todos mis males, que no poder encontrar a alguien con quien compartir mi vida era lo que me ataba, lo que no me dejaba ser.

Pero, después de varias experiencias…me doy cuenta de que a veces todo esto, cuando no se está listo, trae más problemas y cuestionamientos que alegrías.

Así que, bienvenida de nuevo, soledad, es bueno tenerte cerca otra vez.

Cuestiono una cosa:

¿Tenemos todos que conocer a ese alguien especial, atar nuestros corazones y compartir nuestras vidas?, o sea, ¿es una obligación?, ¿un requisito de upgrade en el status? Yo estoy pensando seriamente que quiero compartir mi vida conmigo mismo.

Santiago Restrepo Castillo


About this entry