El ciclo sagrado

FUCK THE SYSTEM! .|.

Últimamente me siento como en una laguna de pensamientos adolescentes que no logro descifrar ni comprender, ¡ni hacer desaparecer!, ¿de qué se trata esta vez?, pues del amor.

Ese sería el tema madre, y una de las ramas que se desprenden de él, la sintaxis de la situación.

A lo largo de mi vida, he tenido mas bien pocas relaciones amorosas (en comparación con el estereotipo del adolescente de la sociedad actual), y la inmensa mayoría (teniendo aún en cuenta que han sido pocas) han sido…no precisamente muy agradables al final (también hay que tener en cuenta que la longevidad fue, en casi todas, algo nula).

En las pocas relaciones gratas que he vivido…he sentido que quizás, estar eternamente ligado a una persona de manera netamente amorosa no es completamente satisfactorio para mi ser esencial, esquirlado por delirios de anacoreta. Pero, ¿por qué?

No sé si es un simple capricho de la adolescencia, pero sencillamente no quiero seguir el SISTEMA, una parte de mí lo rechaza por completo…o más bien, todo mi ser lo hace.

En el SISTEMA, conoces a alguien, te enamoras, te casas (por lo legal, por lo religioso o simplemente vives en unión libre) y vives con esa persona el resto de tus días…Pero hay algo que no me cuadra en todo ese cuento. He podido apreciar desde puntos de vista bastante privilegiados, que la unión con una persona influye en muchísimos aspectos de la vida de las personas implicadas, especialmente en el status (positivamente si esa otra persona es del sexo opuesto…negativamente si es del mismo, al menos así son las cosas en la sociedad homofóbica en la que me tocó nacer).

Casarse, parece ser sinónimo de tener una posición social más respetable, pues la persona posee la suficiente madurez emocional, física y económica como para estar con una persona de una manera tan comprometedora como esa, no es un inmaduro que va de cuerpo en cuerpo deshilvanando sus deseos carnales, es alguien que posee la tolerancia suficiente como para soportar los defectos de la otra persona, es alguien lo suficientemente sociable como para compartir su vida con alguien más a parte de sí mismo…Los que no son “capaces”, parecen ser personas imperfectas…lo cual no sé hasta qué punto sea cierto, pues el concepto de perfección me parece realmente subjetivo, la sociedad nos enseña que nadie es perfecto, pero, ¿perfecto para…(¿?)?

En fin. El matrimonio (tanto legal como religioso) implica un sinfín de responsabilidades y hasta obstáculos que ralentizan el alcanzar lo que durante años definimos como “éxito” para nuestros propios proyectos de vida.

Hay personas que abandonan los sueños de toda sus vida, embobados por la droga del amor.

Ahora es cuando se complica la cuestión en general. Amor. Ese “dulce veneno” (como lo llamé algún día, en mis tiempos de adolescente sufrido, amante del romanticismo) es capaz de cambiar los planes de vida de cualquiera, es inclusive común saber que en la vida de algunas personas (aún no sé si en todas), llega un momento en el que deben elegir entre lo que piensan y lo que sienten; ¿una vida como profesional, ejerciendo la labor con la que siempre soñamos, ganando un sueldo envidiable y dándonos los lujos de los que como esclavos del sistema parental no pudimos disfrutar…?, ¿o unirnos a alguien, ralentizar el proceso del éxito laboral y económico, o bien, olvidar todos esos sueños, tener hijos, educarlos para que puedan cumplir sus sueños (o más bien, los que nosotros mismos frustramos…)…crear vida, “hacer trascender la consciencia” (o intentarlo…)…?

La verdad es que, para mí, pensar en todo esto me pone en un estado demencial temporal…pues mi cerebro empieza a producir sustancias que causan stress y no me permiten digerir nada de lo que mentalizo con objetividad y claridad.

Casarme, o estar en unión libre (¡es que ni siquiera tener una relación de noviazgo!…y sí, tengo 17), no es algo que en este momento de mi vida, quiera…No sé si será la edad, la rebeldía (el hecho de no querer seguir ese SISTEMA que me dice que hay que casarse, tener hijos, trabajar y ahorrar para la vejez…y dejar que se repita el puto ciclo), o si en verdad es un sentimiento que perdurará a través del tiempo…después de todo, tengo delirios de anacoreta, y aunque durante mucho tiempo pensé que fueron la razón de todos mis males, hace unos meses me he venido dando cuenta de que son parte del código de mi personalidad, y que…quizás sea un bicho raro, pero definitivamente, amo la soledad.

Nota: No convertirme en un solitario xD A parte del amor (una cosa increíblemente comprometedora y en algunos casos hasta esclavizante), la AMISTAD es algo realmente bello, si es pura, perdura más que el amor mismo, y saber que se cuenta con una persona (aunque sea solo una…) de manera incondicional y realmente eterna, es algo irreemplazable. Así que, no confundir, una cosa es amor, y otra totalmente diferente, amistad🙂

Santiago Restrepo Castillo


About this entry