Cuando escribo

Cuando escribo, siento por fin que mi alma respira.

Más allá de todas las expresiones mundanas que el ser humano le da a su espíritu en tiempos de sentimientos baldíos, encuentro a la escritura, y en ella, en sus altibajos, en sus incoherencias y en sus reflexiones, eso que mi ser universal tanto anhela: paz, ser uno con la existencia.

Santiago Restrepo Castillo



About this entry