Idiota

El matrix de mi sufrimiento se encuentra en cada uno de tus recuerdos.

Es insufrible el dolor cuando ni se comprende su razón.

Deseo sentir que no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo soporte.

Me siento como Ángel Heaven, quiero irme de este mundo, quiero volver a la Academia.

Hola, pasado, ¿qué haces aquí?, hace mucho no te veía…la verdad no te extrañaba.

Otro ser de luz ha muerto…¡NO!, no ha muerto, yo lo he asesinado, asfixiado.

Pensar que entregas tu calor, tus besos y tu piel a alguien más, es como clavarme una estaca, cada vez más lento, cada vez más profundo.

Odio decirlo, pero ahora prefiero la muerte…aunque sé que esto será pasajero, eso deseo.

Me siento como un idiota masoquista, ¿no haz entendido, querido inconsciente, que no puedes pretender que la realidad sea como la proyectas?

Yo estoy solo, tú tienes los labios de una dama, el deseo de un caballero…la belleza de un astro.

I have nothing!

Excepto la soledad, maligna soledad.

Temblar.

Fruncir el ceño.

Pensar.

Recordar.

Cerrar los ojos para viajar en el tiempo.

Querer no despertar para no ver el agobiante presente que te dice “se acabó”.

Que el amor es eterno, ¡ay!, eso dicen…Pero es que cuando eres un niño que no sabe ni qué quiere, el concepto de “eterno” se tergiversa y se convierte en “siete meses”.

Bueno, solo queda tomarme esta tediosa medicina llamada tiempo.

Algún día veré la luz, por ahora seguiré tanteando las tinieblas.

Es extraño, pero, apenas te estoy empezando a conocer, y te pareces tanto a los demás.

Ve y regálale tus besos a quien te ve como objeto de deseo, ve y entrégale tu cuerpo a quien no te hizo montar en la montaña rusa que a veces es la vida, ve y fúndete en el calor de una mentira. Yo seguiré escapando de los brazos del destino.

Recordatorio eterno: No te vuelvas a enamorar.

Nota: Maldito sistema matriarcal.

Las menudencias de un idiota desesperado


About this entry