Ahora sé bien por qué sueño con invasiones alienígenas

¿Progreso?, ¿cuál progreso?, yo solo veo que para la humanidad el refinamiento de la consciencia posee una increíblemente baja prioridad…yo solo veo que el egoísmo se apodera cada vez más y más de nuestros corazones, y me incluyo, porque es imposible vivir en un mundo como éste sin terminar contaminándose un poco de la asquerosa estela espectral que va consumiéndolo todo a su paso, acomodándolo a todo a los ideales matriarcales, patriarcales, antagonistas, de antaño, que han regido a todos los sub-sistemas del engendro moribundo en el que se ha convertido la Ley del Pueblo…

¿Progreso?, no se puede pensar en progreso cuando hay tanto odio y rivalidad en cualquier lugar sobre el que se camine…Puedo respirar lo tensa que se ha vuelto la atmósfera, a cada paso puedo sentir el peso de algo que cada día es más lujurioso, más maligno…Me es difícil creer en la esperanza para esta especie, me es cada vez más duro creer que algún día sucederá la Utopía, tan solo me digo “imposible”, sabiendo que es más fácil tener la razón al decaer que al seguir luchando.

Los amigos ya no lo son, tan solo buscan su propio bienestar. Un amigo fácilmente te enseña su espalda y te abandona, solo basta con que te conviertas en un problema, con que rompas el molde en el que se ha replicado su vida…

¿Por qué estoy diciendo todo esto?…No lo sé, por tantas cosas que deseo que no tengan importancia, pero no me es humanamente posible sentir alivio alguno, cuando sé que toda mi vida tendré que vivir encerrado en este mundo, no tengo ni siquiera la posibilidad de viajar a una academia en el espacio…como Ángel Heaven. Me gustaría saber que no somos los únicos en este universo, me gustaría saber que mi especie es vista como primitiva, me encantaría, y sería un gran alivio. Sentiría por fin que puedo tener la consciencia tranquila al saber que hay consciencias colectivas que repudian nuestras formas de gobierno, que repudian nuestra desunión como supuesto pueblo, que repudian nuestro silencio, nuestros egoísmo, nuestro SUICIDIO…

No es agradable pensar que la forma de vida más avanzada en el cosmos, es una tonta masa superficial que se la pasa día tras día tratando de sobrevivir en el sistema que ella misma ha creado, una tonta masa amorfa y moribunda que se la pasa segundo tras segundo tratando de reanimarse, de recuperar la fe en si misma, porque día tras día ésta se autodestruye, día tras día amanece un poco más devastada, y es entonces cuando debe tratar de mirar hacia otro lugar, tratar de hacerse la de la vista gorda, y empezar a preocuparse por la farándula, por lo superfluo, por lo vano, lo inútil, lo insensato…

Pan y circo, ¡pan y circo!, y también problemas para que estemos ocupados, el sistema debe crear problemas en los que tengamos nuestras mentes ocupadas, quizás así nunca abriremos los ojos ni nos daremos cuenta de lo mal que en verdad estamos, no importa que tengamos un lujoso auto para ir a la universidad, no importa que nuestras notas sean de las mejores, no importa el reconocimiento, no importa que seamos personas agradables con una buena vida social, ¡no!, ¡nada de eso importa!, ¿qué le estamos retribuyendo al mundo?, ¿¡qué estamos haciendo por que esta civilización mejore aunque sea un poco!?, todo lo que hacemos es pensar en nuestro propio bienestar, y si nos ponemos una meta, muy difícilmente será fuera del margen del egoísmo…”Yo quiero ser”, “Yo quiero tener”, “Yo quiero lograr”, “Yo quiero”, “Yo, yo, yo, yo, yo”

No hay día en el que no me sorprenda con lo mal que estamos, no hay nada que me haga sentir alivio o satisfacción, no hay nada que me haga sentir fuera de esta sensación de claustrofobia, ansiedad y desesperación que me atrapa al saber que debo gastar toda una vida en este mundo, envuelto en paradigmas, encerrado entre dilemas, viendo cada noche las noticias para saber qué tan mal estamos. Llegar a casa y no querer encender el televisor y mucho menos ver el canal 9, porque sé que lo único que veré serán desgracias que me harán desear poder zafarme de este mundo, como diciendo “¡Paren, paren!, ¡esto ya no es divertido!, ¡quiero bajarme!”.

Quizás todo era mejor cuando éramos niños, pero no comprendo, si la infancia es pura e inocente, cómo es que nos hemos convertido en esto, cómo es que nos hemos convertido en un pueblo que discrimina a todo aquel que es diferente, cómo es que nos hemos convertido en una especie que disfruta vilmente del suicidio, cómo es que nos hemos convertido en una raza que aclama al conquistador que asesina a miles pero condena al asesino que le quita la vida a unos cuantos. ¿Cómo es que nos hemos convertido en el pueblo que, con altivez y prepotencia, le quita la vida al que no es como la mayoría?, ¿por qué creemos tener ese derecho?

En Uganda, será aprobada, como un agradable regalo de Navidad (según una mandamás de por allá), una ley que penaliza la homosexualidad, dándole cadena perpetua a todo aquel que sostenga relaciones sentimentales o sexuales con una persona del mismo sexo. ¡Bien humanidad!

Hace un par de días, en el Colombiano, leí un artículo en el que un periodista, en la columna de opinión, apoyaba a un no sé quién (creo que senador…lo que sea, todos son unos idiotas) que había dicho que la homosexualidad era una aberración, que el sexo entre personas del mismo género era algo excrementicio y no sé qué más. El maravilloso periodista, además, no sé con qué puto motivo, decía que le encantaría tener una relación sexual con dos mujeres…y eso viene al caso porqueee…¡Periodismo que apoya la discriminación!, ¡bien humanidad!

Pero no todo tiene que ver con lo que a muchos no les importa (me refiero a la homosexualidad)…Hay miles de cosas que pasan día tras día, ¡día tras día!, que hacen que perdamos la fe en nuestra propia especie…y por eso siempre debemos querer recuperarla, las atrocidades parecen un mal necesario, y eso es lo peor, que poco a poco nos acostumbramos a ellas.

Un día como cualquier otro, camino a la universidad, escuché en la radio que en un pueblo de Antioquia, un hombre asesinó a machete a una joven de 18 años y a su hijo de 2, todo porque la joven no se dejó abusar sexualmente…

Pero bueno, estoy divagando, para muchos seguramente estoy diciendo idioteces, porque, ¿qué podría hacer uno para evitar ese tipo de cosas?…nada, pero eso no significa que dejen de ser cosas tristes…

La verdad, quería escribir algo mejor, con una mayor densidad de sentimientos…

Ahora sé por qué cada noche sueño con invasiones alienígenas, la humanidad no debería comandar este planeta…no merecemos tal beneficio.

Y no sé en qué ayudará este artículo, tan solo será un montón de líneas que publicaré en una red social, esperando a que alguien se interesa, lo lea y eventualmente lo olvide…

Ser un joven de 17 años que no tiene el poder de cambiar el mundo podría ser la descripción perfecta de Impotencia…lo peor de todo, es que ser un joven de 17 años, conlleva a preocuparse por superficialidades, y a ser parte de ese inmenso mundo de la indiferencia y la ignorancia, en el que todos viven en estrechas burbujas de cristal que les permiten ser felices.

Si el humano conociera lo que hay más allá del horizonte que se ha impuesto, no conocería la felicidad, es la ignorancia la que nos mantiene vivos, y la indiferencia la sangre del sistema que nos rige.

Santiago Restrepo Castillo


About this entry