Pensamiento esporádico no. 9, acerca de por qué no confío en la gente

La naturaleza del ser humano es la de un ser hipócrita, aparente e indiferente. 

Demasiadas experiencias traumáticas y una inherente ideología de ojos de sangre; confiar en los demás y ofrecerles mi logos, así como así…me resulta imposible. Lo que menos necesito son preocupaciones dramáticas, “mejor solo que mal acompañado” reza aquel dicho de antaño…a veces siento que ninguna compañía es buena.

Nota: Es la 1.15a.m.

Santiago Restrepo Castillo


About this entry