MI carrera, MIS dificultades, MIS esfuerzos, MI ritmo

Durante toda mi vida me entrené como persona creativa, aunque mi capacidad de pensamiento lógico y numérico es sobresaliente (en GRAN parte por los esfuerzos que he hecho en el último año)…

He escrito cuatro libros, representado a Colombia en un Festival Internacional de Piano a la edad de 13 años…he sido visto como una persona de pensamientos profundos, gran capacidad comunicativa (tanto en la escritura como en el habla)…Por alguna razón siempre piensan que seguramente soy muy inteligente (término subjetivo)…

Debería haber estudiado Periodismo, Música, Comunicación Social, Filosofía (todas carreras profesionales increíbles)…una carrera más creativa que numérica, pero NO, me fui por la Ingeniería…En parte, porque quería probarme a mí mismo que SÍ podía…, no digo que no me guste tener ventaja…es solo que no me gusta que las cosas sean “fáciles”.

En primer semestre me fue bien, me di cuenta de que el hemisferio izquierdo de mi cerebro puede ser entrenado con relativa facilidad…Segundo ha sido otra historia.

Hay personas que por su excelente formación tienen un pensamiento lógico-matemático bastante desarrollado…yo no. No me gustó el colegio durante décimo y onceavo grado, que son precisamente los niveles en los que enseñan elementos cruciales de las ciencias básicas de la Ingeniería.

Saben qué, lo digo, me está yendo mal. Pero no me importa, estoy estudiando y dando lo mejor de mí…si pierdo es porque no tengo bases, y si repito lo hago con gusto, no tengo afán.

Elemento crucial: Mi padre, un excelente ingeniero. Como yo, no tuvo la mejor de las educaciones en el bachillerato; como yo, estuvo rodeado (en la universidad privada en la que pudo estudiar) por un montón de personas que tuvieron la oportunidad de una mejor formación previa; como yo, también perdió exámenes, parciales, finales y hasta materias…de hecho tuvo que repetir todo un semestre. Y hoy en día, me arriesgo a decir que no me molestaría llegar a, algún día, estar en el mismo nivel laboral que el suyo…porque así veo tal cosa, como un reto.

Así que si pierdo, reviso, aprendo, repito. Si gano, celebro y prosigo. Es mi carrera, ¡mía!, y yo voy a mi ritmo.

Nota: Las ventajas iniciales, con el tiempo, desaparecen, y todos se nivelan. No por nada existe el dicho que reza “Algún día la disciplina vencerá la inteligencia”.

Nota 2: Si algún día llego a ser maestro de alguna materia universitaria, a los que sacan cinco, probablemente los felicitaría y hasta ahí…ya han obtenido su recompensa. A los que no, les pondría más atención.

Lapsus pasional: Malditos profesores que felicitan a todo el mundo cuando entregan un examen y me hacen sentir como un idiota cuando recibo mi 1.5.

Santiago Restrepo Castillo


About this entry