Esporádico, pero no lo suficiente

Ángel había encontrado por fin personas que lo comprendían…personas increíbles.

Pero lo arruinó todo, y ellas murieron.

No pudo hacer más que componer una canción y aprender a soñar todas las noches con el pasado.

Desde entonces, cualquiera que se acercara a su vida con intenciones buenas o malas, parecía casi un chiste, un juego de Dios (de algún dios…).

Ángel sentía, pero no como antes.

Ya había sido suficiente , no podía tomar nada en serio, ni “cerrar ciclos”, porque en realidad nunca se permitía abrirlos.

Quizás tenía miedo, o quizás se había dado cuenta de que era la única forma de defenderse de algo que ni él ni nadie controlaban…O quizás, simplemente ya no estaba interesado.

En realidad, nunca dejaría de desear volver al pasado y hacerlo todo bien; o al menos, revivir aquellos seres, y pedir perdón…cerrar un ciclo, aunque fuera solo con palabras.

Santiago Restrepo Castillo


About this entry