Sword Art Online

SAO

Sword Art Online (ソードアート・オンライン Sōdo Āto Onrain, abreviado SAO) es una serie de novelas ligeras escritas por Reki Kawahara e ilustradas por Abec; a partir de estas se han creado tres adaptaciones de manga y un anime.2 La historia se desarrolla en el año 2022, cuando un videojuego de rol multijugador masivo en línea de realidad virtual —MMORPG, por sus siglas en inglés (Masive Multiplayer Online Rol Playing Game)— llamado «Sword Art Online» acaba de ser lanzado. Ahí, los jugadores pueden controlar sus avatares tal como lo harían con sus cuerpos reales por medio del NerveGear, un casco de realidad virtual capaz de estimular sus cinco sentidos a través de sus cerebros. Sin embargo, los jugadores se dan cuenta de que no pueden salir del videojuego; poco tiempo después, el creador de SAO, Akihiko Kayaba, aparece y les informa que si mueren en el mundo virtual también lo harán en el mundo real, así como les revela que para poder salir del juego primero deben superar los cien niveles.

Tomado de Wikipedia, la enciclopedia libre.

Al ver el primer capítulo de este animé, me sentí inmediatamente interesado, la idea de un animé que se desarrolla en el interior de un videojuego en el cual están atrapados un montón de jugadores inocentes me pareció de lo más ingeniosa. Aunque no todos son unos novatos, en el primer capítulo se da a conocer el término beta tester, que hace referencia a las personas que tuvieron la oportunidad de probar el Sword Art Online en su versión beta, antes de que fuera lanzado en su versión completa y más robusta. Los beta tester tienen ciertas ventajas con respecto al resto de los jugadores normales, pues ya conocen de antemano varios aspectos del juego, y algunos lograron inclusive entrar a la versión completa del SAO sin tener que resetear sus parámetros (salud, capacidad regenerativa, velocidad, etc.).

El protagonista de la historia, cuyo nombre en SAO es Kirito, es un beta tester, aunque luego pasó a ser conocido como un beater, o sea un beta tester que además es un cheater (tramposo) por la cuestión de los parámetros.  El hecho de que el protagonista del animé sea alguien con experiencia, más poder que los demás y ciertas ventajas me pareció de lo más agradable, definitivamente no me gustan esas típicas tramas shōnen donde el protagonista en esencia y al principio es débil pero tiene una fuerza de voluntad inquebrantable, ah y además resulta teniendo un poder magnífico por cuestiones que no tienen nada que ver con él ni con su esfuerzo…tipo Naruto o Attack on Titan.

Otro de los aspectos que más me gustaron de este animé, fue el hecho de que me sorprendió con la manera en que desarrolló la historia. Me explico: esperaba que la serie se enfocara casi por completo en cómo los jugadores se enfrentaban a los niveles de Sword Art Online, estaba seguro de que los capítulos tratarían única y exclusivamente acerca de Kirito pasando el nivel uno, dos, tres, luego el cuatro, cinco, seis, siete. Eso habría sido lo más típico, pero no, ni siquiera se muestran las luchas contra los jefes de cada nivel (solo unas cuantas). En el segundo o tercer capítulo ya estaban por el piso 22, y en el capítulo catorce ya iban en el 75.

Sword Art Online se enfoca en la vida de los personajes dentro del juego, su manera de relacionarse, sus sueños, sus deseos, sus roles en SAO, sus recuerdos del mundo real, su miedo ante la muerte, el compañerismo y la importancia de la fidelidad, no solo ante los demás sino ante ellos mismos.

SPOILER

Otro detalle que sumó puntos para SAO fue el hecho de que apenas en el capítulo 14 ó 15, Kirito completara SAO luchando (en el nivel 75) contra el comandante de la Hermandad de Sangre, que era en realidad Akihiko Kayaba, el programador de SAO y el culpable de que todos los jugadores estuvieran atrapados en el mismo. Luego de eso el mundo real y el virtual se mezclaron de una manera cada vez más intrínseca y homogénea.

FIN DEL SPOILER

Las líneas entre el mundo virtual y el real se deshicieron, y cobró igual importancia lo que hicieran los jugadores tanto adentro como fuera del mundo virtual.

Algo típico viene siendo el suspenso y la constante sensación de desesperación y frustración que me hizo sentir varias veces ver SAO, pues casi siempre todo parecía estar perdido, pero justo al final ocurría algo que hacía que todo saliera bien. Aunque no ocurre de una manera tan sencilla a como la hago sonar, son cosas elaboradas, con una razón de fondo, bien pensadas.

Puedo decir que de Sword Art Online aprendí que se es el mismo en el mundo virtual y en el mundo real, son realidades que no pueden separarse por completo, y aunque aún no existan sistemas de inmersión completa, puedo utilizar dicha enseñanza extrapolándola a todos los campos virtuales que conozca, como por ejemplo este, el mismo WordPress.

A parte de la trama, los sucesos y todo eso, SAO tiene unas gráficas increíbles, la animación es excelente, y hay un paisajismo que te deja sin palabras.

En conclusión, Sword Art Online se queda con la máxima calificación posible para un animé, sobretodo porque su final no me decepcionó, no me hizo sentir ni que se extendieron demasiado ni que les quedó faltando mucho, para mí estuvo en el punto perfecto.

Sword Art Online, el animé recomendado del año😛

Soundtrack del animé.

Link hacia la serie completa en JKanime.

Santiago Restrepo Castillo


About this entry